Roma. Historia del Imperio.

EL IMPERIO.
Augusto, el primer emperador.
La sucesión de Julio César.
Julio César adoptaba a título póstumo y dejaba como único heredero al joven Cayo Octavio (conocido después como Augusto). Roma entera quedó sorprendida, puesto que Cayo Octavio, pariente lejano de Julio César, apenas tenía 18 años. Era muy joven, desconocido por casi todos y de aspecto enfermizo, pero el dictador vio en él las extraordinarias cualidades que Roma necesitaba. Y no se equivocó.
Cayo Octavio César
En los primeros años, Octavio gobernó junto con Marco Antonio (otro pariente y lugarteniente de César). Esta alianza le sirvió para acabar con los asesinos de su padre en otra guerra civil. Acabada ésta empezaron las disputas por el poder entre ambos hasta que Octavio consiguió deshacerse de Antonio en la última de las guerras civiles que asolaron la República.  La victoria sobre Marco Antonio y Cleopatra (faraona en Egipto, su aliada y amante), el año 31 a.C., colocó a Roma en sus manos y de paso el reino de Egipto. Habían pasado 13 años desde la muerte de César y Octavio se proclamó emperador y adoptó el sobrenombre de Augusto. El artífice real de la victoria militar fue Marco Agripa, un verdadero militar que sería su mano derecha durante el reinado.
Cleopatra y Marco Antonio. Ejercicio. Averigua qué relación tenían ambos con Julio César.
El Emperador Octavio Augusto. Una edad dorada.

Augusto conformó un nuevo sistema político basado en la autoridad personal vitalicia (no quiso que se le llamara rey), reforzada con la legitimidad que ofrecían las instituciones republicanas. Era el princeps (primer ciudadano) con plenos poderes, ya que tenía el poder tribunicio de veto, e imperator, ya que tenía el mando supremo sobre el ejército y las provincias fronterizas). Pero a la vez mantuvo la apariencia republicana conservando el Senado y el resto de las magistraturas por elección. A su vez se convirtió en Pontifex Máximus (Pontífice Máximo) o sumo sacerdote de la religión romana. A su muerte se le divinizó y el mes de Sextilis sería renombrado como «Agosto» en su honor (como lo había sido el mes de Quintilis en honor de Julio César).

 

Augusto de Prima Porta. Representación de Octavio Augusto como Imperator o general con coraza dirigiéndose a la tropa.

Aunque era el individuo más poderoso del recién creado Imperio romano, Augusto quiso representar el espíritu de la virtud y del respeto a las leyes. Vivía de forma austera (sin lujos) y fiel a su mujer LiviaSu legado final fue la paz y prosperidad de la que el Imperio romano gozó durante los siguientes dos siglos bajo el sistema político que él inició. Su memoria se consagró durante la época Imperial como el ejemplo de buen emperador. Todos los emperadores posteriores adoptaron su sobrenombre, César Augusto

 

Octavio Augusto organizó eficientemente la administración estatal, provincial y local.

 

  • En Roma, creó una especie de gobierno con personas con el cargo de prefectos, elegidas sólo por él, para que se encargaran de distintos aspectos como la hacienda, el abastecimiento o la vigilancia. También se rodeó de un Consejo imperial, de su más absoluta confianza, entre ellos estaban Agripa (su general) y Mecenas, (gran político y diplomático, que además fue un importante protector de las artes).

 

Alma Tadema. La audiencia de Agripa.
  • Dividió el imperio en numerosas provincias: unas que estaban administradas por legados nombrados directamente por el emperador y que le tenían que dar cuentas directamente a él y otras que eran dirigidas por el Senado. También creó un nuevo sistema de recolección de impuestos de las provincias, mucho más justo y que garantizaba que llegara directamente a Roma; en lugar de la cifra variable, intermitente y arbitraria que se imponía hasta entonces. Los impuestos se determinaban por el censo de población, con cuotas fijas para cada provincia en función del número de habitantes.

 

Ejercicio. Averigua qué otra diferencias existían entre las provincias imperiales y senatoriales. Busca al menos las siguientes provincias en el mapa de abajo y sitúalas en tu mapa junto con la capital provincial (apréndete el nombre romano y el de la ciudad actual): Lusitania, Tarraconenesis, Bética, Britania, Lugdunensis, Narbonensis, Aquitania, Raetia, Dalmatia, Macedonia, Mauretania Tingitana...). Utiliza, si quieres, este mapa que puedes descargar en el siguiente enlace o  el que viene debajo.

 

  • Las ciudades fueron básicas en la organización administrativa de Roma. Fundó nuevas ciudades por todo el imperio con veteranos de sus legiones para extender el modo de vida romano hasta en los lugares más extremos del imperio. Su gobierno estaba en manos de los ciudadanos de mayor poder económico, que en el caso de no ser ciudadanos lo adquirían al formar parte de su gobierno. Las ciudades se construyeron a imitación, en pequeña escala, de la Urbs romana.

Imagen que representa el foro de una ciudad romana cualquiera. Ejercicio. Averigua ¿Qué es un foro? ¿qué edificios podíamos encontrar en él? ¿Qué edificios vemos en la imagen? Descarga la imagen de más abajo y pon nombre a los edificios que se señalan con un cartel.

 

Por último, para evitar disputas por el trono, Augusto fijó un sistema sucesorio, por el cual el emperador elegía a su sucesor, normalmente un miembro de su gens (familia)Cuando el heredero no era su hijo, nombraba al elegido hijo adoptivo. 

 

El reinado de Augusto inauguró no sólo una época de paz y bonanza económica para Roma, sino que también fue el periodo más brillante de la cultura romana. Algunas de las figuras más destacadas de la literatura y las artes Virgilio, Ovidio, Tito Livio, Vitrubio... cantaron las excelencias del nuevo orden. Sus obras constituyen el período de más puro clasicismo en el arte y la literatura romanas: una edad dorada a la que los autores de todas las épocas acudirían una y otra vez con añoranza. Ejercicio. Averigua qué obra importante escribieron estos cuatros autores citados.

 

Relieves del Ara Pacis o Altar de la Paz. La familia imperial. Ejercicio. Investiga qué era este edificio, dónde se encontraba, a quiénes o qué se representaba en sus relieves.

 

Ejercicio. Averigua qué simboliza este relieve del mismo edificio.

Octavio Augusto (63 a. C.-14 d. C.), primer emperador romano. Gobernó entre 27 a. C. y 14 d. C., año de su muerte, convirtiéndose así en el emperador romano con el reinado más prolongado de la historia. Esta frase la pronunció en su lecho de muerte. 

 

 Alto Imperio: el principado (27 a.C-235 d.C.)

 

Tras un siglo de Guerras Civiles, nacía una nueva era de paz y prosperidad en el Mediterráneo, la Pax Romana, un periodo que duró hasta el siglo III, que se conoce como Alto Imperio.

 

La Pax Romana fue de relativa calma porque no hizo falta hacer frente ni a guerras civiles de la magnitud de las vividas en el siglo I a. C., ni a grandes conflictos contra grandes estados como en las guerras Púnicas. Pero esa Pax no quiere decir que no se siguiera guerreando, ya que se amplió el Imperio hasta llevarlo a fronteras estables y no se dejó territorios en el interior sin pacificar. Así, Augusto terminó la conquista de Hispania o Claudio conquistó Britania o Trajano la Dacia y Mesopotamia. Su máxima dimensión territorial llegó en el siglo II. Al norte la frontera quedó fijada en la línea de los ríos Rin y Danubio; al oeste en las Islas Británicas; al sur en el desierto del Sahara; y al este en Mesopotamia.

 

Estos son algunos de los sucesos y personajes más importantes que tuvieron lugar durante el Alto Imperio. Ejercicio. Haz individualmente un pequeño trabajo en una cartulina o en un power point sobre uno de estos acontecimientos del Alto Imperio (imprescindible que tenga un texto mínimo y que sea muy visual):

- Conquista de Britania;

- Incendio de Roma bajo Nerón y construcción de la Domus Áurea;

- Nacimiento del cristianismo y primeras persecuciones;

- Erupción del Vesubio y destrucción de Pompeya;

- Edificación del Coliseo en Roma.

- Conquista de la Dacia y foro y columna conmemorativa de Trajano;

- Edificación de Villa Adriana.

- El templo más espectacular que fue construido: el panteón de Agripa-Adriano.

Durante este periodo se sucedieron cuatro dinastías de emperadores (Julio-Claudia, Flavia, Antonina y Severa). Pese a la ineptitud y corrupción de algunos de los emperadores, la estructura funcionarial hizo que el Imperio se mantuviera cohesionado y fuerte y se levantaran numerosos edificios evocadores de la prosperidad del Estado.

 

En términos generales, el Alto Imperio fue un periodo de paz y estabilidad en el que tuvo lugar la romanización de las numerosas regiones bajo el poder político de Roma. 

 

La Romanización fue un proceso mediante el cual los pueblos conquistados por Roma fueron adquiriendo paulatinamente su civilización. Es decir, en todo el Imperio se adoptaron sus instituciones, costumbres, religión, legislación, organización social y su lengua. La Romanización fue posible gracias a: 

  • 1.- La prosperidad económica. La producción agraria y artesanal de las provincias creció fruto de la extensión de nuevos técnicas y productos (arado, regadío, nuevos cultivos, tipos de cerámica, orfebrería...). Los excedentes se dedicaban a la exportación. La existencia de una misma moneda y las grandes urbes consumidoras de productos alimenticios y objetos artesanales impulsó el comercio entre todos los rincones del imperio, incluso se importaban productos de lujo de otros continentes y lugares remotos. Los sistemas productivos de todo el orbe romano se conectaron unos a otros a través de seguras rutas marítimas y de una magnífica red de calzadas terrestres.

 

Mapa de rutas comerciales marítimas y calzadas que conectaban las ciudades del Imperio.

 

Productos comerciados y las rutas exteriores al Imperio.

Monte Testaccio. Ejercicio. Averigua qué es el Monte Testaccio y qué tiene que ver con el comercio y la economía del Alto imperio. ¿Donde se encuentra? ¿Qué podían contener estas vasijas? Utiliza este enlace para sacar la información.

  •  2.- Un ejército profesionalizado que se ocupaba de defender las fronteras exteriores y de dar seguridad al interior. El ejército era pagado por el estado y ya no tenía que ser reclutado para cada nueva campaña como ocurría en la República, ni dependía de generales ambiciosos. Este ejército profesional y permanente no sólo cumplió funciones bélicas, sino que también fue encargado de construir las calzadas e infraestructuras que unían el Imperio. Además, el ejército actuó como agente romanizador activo al llevar a todos los puntos del imperio el idioma, las costumbres y la noción del sentirse romano, puesto que los legionarios, después de cumplir su servicio militar, recibían tierras para asentarse en la zona que habían estado protegiendo durante años. Por otro lado, los campamentos donde se asentaban las legiones terminaron convirtiéndose en ciudades.
Señala los edificios y obras de ingeniería que se ven en la imagen. Ejercicio. Fíjate cómo se construía una calzada romana y descríbelo. Busca información sobre aquello que desconozcas. 

 

  • - También fueron elementos de cohesión y de romanización durante el Alto y Bajo Imperio:
    • 3.- el latín, que era la lengua oficial de Roma y que se fue extendiendo y adaptando en cada lugar, de ella derivan numerosas otras hoy en día (enuméralas);
    • 4.- el derecho romano, base común de las relaciones de la propiedad y de los litigios civiles y penales que se dirimían en todas las ciudades del imperio y que también es la base de nuestras leyes y sistema de justicia actuales;
    • 5.- la misma moneda (sestercios de bronce, denarios de plata u áureos de oro) estable y con la efigie del emperador reinante que constituía la unificación y la garantía de los intercambios comerciales del Imperio; 
    • 6.-la progresiva extensión de la ciudadanía romana por las provincias, a medida que éstas se fueron romanizando, que hacía que tuvieran los mismos derechos el nacido en Roma que el nacido en un lugar de provincias alejado de la capital por miles de kilómetros. Por esa razón fue posible que desde el siglo II familias provinciales pudieran llegar a los máximos honores sociales y hasta la misma dignidad imperial. El caso más significativo fue el de Trajano y Adriano, dos de los emperadores más importantes del Alto Imperio, que llegaron a reinar habiendo nacido en Itálica (Santiponce, Sevilla).

Ampliación. Descarga este artículo periodístico sobre el Tesoro de Tomares pinchando sobre el enlace. Lee el artículo sobre este reciente descubrimiento arqueológico y haz un resumen en menos de 15 líneas en el que se cuente qué se descubrió, cómo y dónde y explica el contexto histórico de porqué tanto dinero y su ocultamiento. Ten en cuenta lo que contamos también en los siguientes capítulos sobre la crisis del siglo III y el Bajo Imperio.


 

 

 La Crisis del siglo III (235 a 284)

 

 

Desde la muerte del emperador Alejandro Severo, en el año 235, hasta el acceso al trono de Diocleciano en el año 284 se produce un período de anarquía en el imperio que está a punto de hacerlo desaparecer, a este periodo se le conoce como la crisis del siglo III. A las fuertes presiones en las fronteras de los pueblos exteriores al Imperio (conocidos genéricamente como bárbaros) se le une una fuerte crisis política, económica y social en el interior del Imperio, originada por el poder que habían adquirido el ejército y los militares profesionales que lo dirigían, hombres ambiciosos capaces de asesinar e imponer emperadores a su antojo.

 

Tras el asesinato de Alejandro Severo, un general tras otro pelearon por el control del imperio. Hasta 26 emperadores se sucedieron en los 49 años siguientes. Los bárbaros (francos, godos, vándalos y alamanes por el norte, así como de los persas sasánidas por el este) aprovecharon que las legiones romanas estaban más preocupadas por conseguir el poder que por proteger las fronteras para saquear extensas provincias desprotegidas. El descontrol fue tal que varios territorios se escindieron para formar estados (Imperio Galo e Imperio de Palmira) que hicieran frente con sus propios medios a los peligros exteriores que les amenazaban.

 

Mapa de las invasiones del siglo III y de los imperios Galo y de Palmira. Ejercicio. Fíjate en el mapa (puedes ampliarlo para verlo mejor) y enumera qué territorios conformaron el Imperio Galo y de Palmira. Describe las invasiones que se produjeron, qué pueblos entraron en el Imperio y qué regiones devastaron. Indica las principales ciudades saqueadas por los bárbaros. ¿Qué zonas se perdieron definitivamente?


A la amenaza de los bárbaros había que sumar la de los ejércitos descontrolados que se disputaban el poder y que vivían del saqueo. El resultado fue que ciudades antiguamente prósperas resultaron devastadas por la guerra y que muchas, debido al colapso del sistema económico, no pudieron ser reconstruidas. La vida urbana ya no volvería a ser la misma en el Imperio: las ciudades disminuyeron en número y en habitantes, se fortificaron con murallas y las obras públicas se deterioraron puesto que no había magnates para reparar los desperfectos.

 

 

La vida económica además se arruinará:

  • Uno de los efectos más profundos y duraderos de la anarquía del siglo III fue la interrupción de la red comercial interna del Imperio romano por la peligrosidad e inseguridad de las calzadas y las vías marítimas. A esto se une que tampoco la moneda era fiable como medio de cambio, ya que los distintos emperadores la devaluaban para obtener más monedas con las que pagar a los ejércitos.
  • El hundimiento del comercio perjudicó a su vez a la industria, que carecía de mercados donde colocar sus productos y que, por consiguiente, empezó a extinguirse. Incluso la agricultura y la ganadería sufrieron un grave retroceso pues la mayor parte de su producción se destinaba al comercio interprovincial del Imperio. Los grandes terratenientes, incapaces de exportar con éxito sus cosechas a grandes distancias, comenzaron a producir bienes para la subsistencia y el intercambio puramente local. 
  • Muchos campesinos, ante la depreciación de sus productos y la explotación de sus señores, empezaron a abandonar las tierras para dedicarse al bandidaje, un negocio más rentable.

 

 

Tras estos años de pura anarquía, una serie de emperadores/militares lograron reunificar el Imperio y sentar las bases para restablecer la situación. Con Diocleciano se da por superada la crisis del siglo III y dio comienzo al periodo conocido como Bajo Imperio.

 

 

 Bajo Imperio (285 -476)

 

El emperador Diocleciano intentó detener la ruina del Imperio mediante la instauración de un nuevo sistema de gobierno: la tetrarquía o gobierno de cuatro. Para hacer más fácil la administración y control del territorio lo dividió en dos mitades, oriental y occidental, cada una de ellas dirigida por un Augusto, auxiliado por un César, lo que en definitiva era el gobierno de cuatro emperadores simultáneamente. En teoría el César era el sucesor del Augusto, pero pronto la ambición de algunos gobernantes reanudó las luchas por el poder, hasta que Constantino en el año 312 volvió a unificar en su persona todo el poder y el territorio hasta el 337.

 

Representación simbólica de los tetrarcas. Fíjate en lo simbólico de los gestos.

Constantino devolvió por unos años el esplendor a Roma y tomó dos decisiones cruciales. Por un lado, creó una segunda capital para el Imperio, Constantinopla, la antigua ciudad de Bizancio a la que rebautizó y transformó y que se mantendría independiente hasta el siglo XV. Por otro apoyó al Cristianismo, religión que hasta ese momento había sido perseguida por el estado romano por no reconocer nada más que a un Dios. Por el Edicto de Milán (313), el cristianismo pasó a ser tolerado. Con ello el emperador reconocía la extensión de esta religión y quería que los cristianos sirvieran como un elemento más de unión para el Imperio.

 

El cristianismo la nueva religión del Estado romano. Ejercicio. Averigua qué significa el símbolo que portan sobre sus escudos y estandartes las legiones de Roma de la fotografía de abajo.

 

A la muerte de Constantino volvió la división del imperio y las luchas por el poder. Teodosio, otro emperador de origen hispano, fue el último de los emperadores que mantuvo unido al Imperio. En su reinado se instauró el Cristianismo como culto oficial y único para todo el Imperio (380) y pasó a ser perseguido el paganismo. Tras él (395) el imperio quedó dividido definitivamente entre la parte oriental y occidental, con sus dos hijos Arcadio y Honorio, emperadores respectivos de estos territorios. 

 

 

Ágora de Alejandro Amenábar. Sinopsis. En el siglo IV, Egipto era una provincia del Imperio Romano. Su ciudad más emblemática, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de un mundo en crisis, confuso y violento. En el año 391, las revueltas callejeras alcanzaron una de sus instituciones más legendarias: la biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hypatia (Rachel Weisz), filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso de los cristianos...

 

 

Roma estaba exhausta y no podía seguir costeando la defensa militar de las fronteras. Los godos ya habían atravesado el Danubio el año 375 y derrotaron al emperador Valente en Adrianópolis (378). Como resultado ocuparon territorios del Imperio y Teodosio, ante los hechos consumados, decidió utilizarlos como tropas federadas para defenderse de otros bárbaros aún más temibles que amenazaban las fronteras, entre ellos los hunos un pueblo procedente de las estepas asiáticas que ejercía el terror entre los germanos y los empujaba hacia las fronteras del Imperio de Oriente y de Occidente.

 

Los hunos invadiendo Italia por Ulpiano Checa, 1887.

 

 

Más godos se dirigirán hacia Italia desde el 405 y el 410 saquearon la ciudad de Roma. El parte occidental, en el 406, aprovechando que el Rin se congeló, entre 100.000 a 200.000 suevos, alanos y vándalos vieron su oportunidad para entrar en territorio romano. Tras tres años de saqueo en la Galia los romanos contratarían a los ya llamados visigodos para acabar con estas tribus que se habían refugiado en Hispania. Los alanos fueron destruidos, mientras que los suevos se refugiaron en Galicia y los vándalos cruzaron hacia el norte de Africa creando un reino con capital en Cartago.

Mientras entre los hunos llegó al trono en el año 434 uno de los personajes más crueles de este siglo, Atila (434-453). Fue él quien aceleró la caída del Imperio romano de Occidente, cada vez más debilitado. Primero, Atila amenazó al imperio de Oriente devastando muchas regiones. Esta parte sólo se libró de su presencia cuando el emperador le pagó un fuerte tributo en oro. Entonces dirigió a sus huestes hacia el imperio de Occidente donde saqueó la Galia e Italia. Su muerte sorpresiva el año 453, puso un momento de descaso al Imperio. Pero la parte occidental ya estaba demasiado agotada para sobrevivir, porque muchos pueblos ya se habían asentado en sus territorios y solo se conservaba el título de emperador de manera nominal. El año 476 un caudillo bárbaro llamado Odoacro depuso al último emperador de Occidente, Rómulo Augustulo.

 

El Imperio de Oriente, sin embargo, subsistió casi mil años más.

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.