ROMA. LOS ORÍGENES Y LA ROMA MONÁRQUICA

 

Mapa Conceptual

  

 

¿Cómo surgió la civilización romana? La Historia de los orígenes de Roma.

 

Sus humildes comienzos no debieron distinguirse mucho de los de tantas ciudades de la región del Lacio. Pero con el tiempo, los antiguos historiadores romanos pensaron que la ciudad escogida por los dioses para convertirse en dueña del mundo debía tener un origen heroico, que adornaron con infinidad de leyendas, muchas veces contradictorias entre sí, llenas de dioses y héroes mitológicos.

 

Roma fue fundada, según la tradición, por dos hermanos gemelos, Rómulo y Remo en el año 753 a.C.

El mito de la familia de los fundadores.

 

La tradición remonta el origen de la civilización romana a la Guerra de Troya. 

 

Ejercicio. Averigua la Historia de dónde provienen la familia de Rómulo y Remo.
  1. - ¿Quién es Eneas?
  2. - ¿Qué ciudades previas fundaron sus antepasados?
  3. - ¿Qué dioses estaban emparentados con ellos? y
  4.  - ¿Qué tiene que ver la loba que aparece arriba con dos niños mamando de ella. 

 

El mito de la fundación de la ciudad.

 

Como los dos hermanos querían convertirse en reyes de la nueva urbe decidieron consultar a los auspicios divinos: el vuelo de las aves indicó que el escogido era Rómulo. Éste trazó un surco con un arado señalando los límites de la ciudad, en torno al monte Palatino y amenazó de muerte a quien los traspasara. Rómulo mató a su hermano Remo porque se burló de él sobrepasando las murallas que hizo de la ciudad. Rómulo al asesinar a su hermano por no respetar las murallas de la ciudad simboliza el ideal romano de defensa de la patria por encima de los sentimientos e intereses personales.

 

Rómulo dio nombre a la ciudad, Roma, y gobernó como rey, comenzando la monarquía romana. Posteriormente, los romanos utilizaron la fundación de Roma, 753 a.C., como referencia para fechar cualquier acontecimiento.

 

Altorrelieve de la primera mitad del siglo I d. C. con la representación del surco primigenius, ritual en el que, con un arado, se trazaba el perímetro de la ciudad para recordar lo que idealmente Rómulo hizo para fundar Roma y que se hacía con todas las ciudades que los romanos fundaban. (Museo Arqueológico Nacional de Aquileia).

El rapto de las sabinas.

 

Para poblar la ciudad recién creada, Rómulo aceptó todo tipo de prófugos, refugiados y desarraigados de las ciudades vecinas, de procedencia latina. La colonia estaba formada íntegramente por varones, pero para construir una ciudad se necesitaban también mujeres. Pusieron entonces sus ojos en las hijas de los sabinos, que habitaban la vecina colina del Quirinal. Para hacerse con ellas, los latinos organizaron una gran fiesta, con carreras de carros y banquetes, y cuando los sabinos se encontraban vencidos por los vapores del vino, raptaron a sus mujeres. Al regresar a sus casas y descubrir el engaño, los sabinos declararon de inmediato la guerra a los latinos.

 

Cuando comenzó la batalla las mujeres sabinas se interpusieron entre romanos y sabinos, suplicando la paz entre los dos pueblos. La interpretación de la leyenda del rapto de las sabinas refleja el ideal de unión de los pueblos itálicos y la superación de sus diferencias frente a otras civilizaciones. 

 

El rapto de las sabinas (1799) de Jacques-Louis David

 

La historia real de la fundación de Roma

 

Los latinos, un pueblo indoeuropeo posiblemente llegado en el siglo X a. C, se establecieron en la llanura del Lacio y se dedicaron a la agricultura y la ganadería. No formaban un estado unitario, sino que se articulaban en una serie de agrupamientos rurales autónomos, teniendo a menudo como centro un cercado o aldea fortificada (oppidum).

 

Las siete colinas que formaron la ciudad junto al río Tíber y las zonas pantanosas que las separaban. 

En la primera mitad del s. VIII las tribus latinas que vivían junto al río Tíber, viéndose  amenazadas por otros pueblos, decidieron formar una federación y refugiarse en las siete colinas próximas (Palatino, Aventino, Esquilino, Quirinal, Celio, Viminal y Capitolio) que constituirían Roma, un emplazamiento de fácil defensa (colinas) y encrucijada en las rutas comerciales entre el norte y sur de la Península. En este lugar el Tíber tiene una isla donde el río puede ser vadeado y, además, era navegable desde el mar (ubicado a 25 km río abajo) únicamente hasta esa posición. 

La monarquía romana. 

 

La expansión de los etruscos por toda la Italia central empujó a los sabinos a aceptar una confederación con los latinos a finales del s. VIII. La forma política que adoptan es la monarquía, encabezada por un rey (rex), que fuera aconsejado por un consejo o Senado. Esta unión consiguió mantener la independencia de Roma durante aproximadamente un siglo, hasta el 616 a. C., año en el que la región cayó bajo la hegemonía etrusca.

 

Las crónicas tradicionales de la historia romana, que han llegado a través de autores clásicos, cuentan que en los primeros siglos de la vida de Roma hubo una sucesión de siete reyes. Los reinados de los primeros monarcas son bastante sospechosos, debido a la larga duración media de los mismos y al hecho añadido de que algunos parecen estar redondeados en torno a los 40 años de duración. Todos los reyes, excepto Rómulo (por haber sido el fundador de la ciudad), fueron elegidos por la gente de Roma para gobernar de forma vitalicia, y ninguno de ellos usó la fuerza militar para acceder al trono.

 

Cuatro reyes latino-sabinos: Rómulo, Numa Pompilio, Tulo Hostilio, Anco Marcio.

 

Tres reyes etruscos: Tarquinio Prisco, Servio Tulio y Tarquinio el Soberbio

 

Las instituciones bajo la monarquía. Bajo el gobierno de los reyes, el Senado y la Asamblea tenían poco poder y autoridad. No eran instituciones independientes, en el sentido de que sólo podían reunirse, y de forma conjunta, por orden del rey, y sólo podían discutir los asuntos de estado que el rey había expuesto previamente.

 

Ejercicio. Busca quién podía votar en las Asambleas y quién podía pertenecer al Senado durante la Monarquía

 

 

Tulio Hostilio (673 a.C) inició la extensión del dominio territorial de Roma al someter ciudades vecinas (Alba Longa) y trazar una estrategia de defensa de Roma especialmente, del acoso de Veii la eterna rival etrusca. En el reinado de Anco Marcio (641 a.C) se inició el proceso de colonización mediante la fundación de Ostia en la desembocadura del río y la construcción de la Vía Ostiensis,  proporcionando a Roma una salida al mar. 

 

Localiza en el mapa de abajo Alba Longa, Veii y Ostia.

Los reyes de origen etrusco. Los etruscos.

 

Un siglo después de su fundación, el primitivo núcleo de pastores había ido creciendo hasta convertirse en una ciudad digna de tenerse en cuenta. Posiblemente esa fue la razón de que los etruscos la dominaran. A los cuatro primeros reyes latinos-sabinos, les sucedieron tres monarcas etruscos que monumentalizaron la ciudad de Roma: templo de la Triada Capitolina, alcantarillado de la ciudad (Cloaca Máxima), zona del foro... El primero de ellos, Tarquinio Prisco para contentar a la plebe organizó los primeros juegos en el actual emplazamiento del Circo Máximo. Su sucesor, Servio Tulio construyó la primera muralla de Roma.

 

Busca en intenet imágenes de los edificios y espacios creados en tiempos de los reyes etruscos (Templo de la Triada Capitolina, Cloaca Máxima, foro, Circo Máximo y muralla de Servio Tulio) y sitúalos en la imagen de abajo.

También realizaron aportaciones de tipo cultural, algunas de origen griego (alfabeto, escritura, antropomorfización de los dioses y el modelo de templo) y otras propias como sus creencias (culto a los antepasados muertos y ritos de adivinación) y la forma realista de representación de las esculturas.

 

Ejercicio. Contempla las pinturas de esta tumba etrusca coetánea a la presencia de éstos en Roma. Es conocida como la tumba de los augures de Tarquinia. Busca información sobre ella, sobre que era Tarquinia, quiénes eran los augures y qué otras cosas representan. Averigua si hay más tumbas como estas en Tarquinia y busca imágenes de ellas.

 

 

Ejercicio. Averigua quiénes son estos personajes reclinados de abajo y que función cumplía este tipo de esculturas etruscas.

Tarquinio el soberbio, el último de los reyes que tuvo Roma, encarnó como ningún otro la figura del tirano oriental que tanto acabarían odiando los romanos. Después de haber alcanzado el poder asesinando a su suegro (Servio Tulio), ansioso de gloria, llevó a cabo importantes campañas militares en territorio latino (conquista de Tusculum) y etrusco, pero sus victorias no disimulaban su crueldad. El rey, escribe Tito Livio (historiador romano), «hizo matar a los senadores más importantes que sospechaba habían sido partidarios de Servio» y él mismo decidía las causas que implicaban la pena capital, de modo que «estaba en su mano ejecutar, desterrar y privar de bienes». Iba siempre rodeado de guardaespaldas, pues sabía que «tenía que afirmar su poder sobre el miedo». El pueblo romano, cansado de su despiadado comportamiento, le expulsó el año 509 a. C., dando comienzo a la República romana, que gobernaría la ciudad durante cinco siglos.

 

Los historiadores actuales han propuesto diversas hipótesis sobre la caída de Tarquinio: una revolución interna, la amenaza de otro líder etrusco o la reacción latina a la supremacía etrusca.

 

 

Trae resuelto este crucigrama 

 

Crucigrama sobre la monarquía romana

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.