7. PERVIVENCIA

 

 

VÍDEOS DE ARTE Y DE TEMÁTICA MITOLÓGICA EXPLICADOS EN LATÍN

 

Estas presentaciones forman parte de una serie de recorridos didácticos impartidos en latín para conocer las principales obras mitológicas de Rubens del museo del Prado. 

  

Esta iniciativa propone aunar la cultura artística y la lengua fundacional de la cultura europea, que sirvió de vehículo de comunicación durante siglos.

 

Los comentarios en latín son de Jorge Tárrega Garrido, Presidente del Collegium Latinitatis.

 

Las tres Gracias (1630 - 1635) de Pedro Pablo Rubens

 

 Hola, gracias a todos y sobre todo muchas gracias a los representantes del museo El Prado.

Mi nombre es Esteban Bérchez y el suyo es Jorge Tárrega. Somos profesores de latín en institutos de Valencia y Jorge también da clases de Latín en latín en la Universidad de Valencia. Somos miembros, compañeros, del Collegium Latinitatis que es una asociación que favorece el uso del latín… en todas partes.

 

En primer lugar comentaremos, describiremos, tres, cuatro cuadros de Rubens; cuadros mitológicos.

Mas en mi opinión conviene decir antes algo de Rubens. Pedro Pablo Rubens nació en Alemania a finales del sigo XVI, pero vivió principalmente en Antverpia, en español “Amberes”, donde murió en 1640. Desempeñó el cargo de embajador, motivo por el que realizó muchos viajes por toda Europa.

Viajó, por ejemplo, a Venecia, donde conoció a Tiziano, quien llegó a ser su maestro. Por ejemplo viajó a Madrid y allí coincidió con el pintor Velázquez, con quien hablaba en español.

 

La diosa Fortuna le sonrió enormemente: era guapo, rico, listo y erudito. Era capaz de hacer muchas cosas al mismo tiempo, por ejemplo: un día entró un amigo al taller de Rubens y vio la siguiente escena.  Mientras Rubens pintaba, estaba escuchando a alguien recitando a Tácito, dictaba una carta a su secretario y charlaba afablemente con algunos amigos. Ahora, si me lo permitís, pasemos al primer cuadro, titulado Las tres Gracias.

 

Son hijas de Júpiter y Eurínome. Júpiter, como ya sabéis, tuvo muchos amoríos no solo con diosas, sino también con mortales y tuvo muchos hijos por todo el mundo. Las tres Gracias son, como ya he dicho, hijas de Júpiter; ellas simbolizan la belleza, amistad, alegría y también el amor. Por este motivo suelen acompañar a Venus, diosa del amor. Están casi siempre desnudas porque en la verdadera amistad, en el verdadero amor, nada debe ocultarse. Son tres y están tocándose porque en la verdadera amistad, en la buena amistad, en el verdadero amor, a veces hay que dar,

a veces hay que recibir y a veces se debe dar y recibir.

 

Si observáis los pies de las diosas, uno está en el suelo y el otro está a punto de ponerse a bailar

El verbo saltare es un “falso amigo”: no significa en español “saltar”, sino “bailar”,

porque estas diosas bailaban con las Musas, por ejemplo, y con las Horas.

 

Aquella diosa que tiene el pelo rubio es Helena Fourment, la segunda esposa de Rubens y fue la modelo de Rubens no solo en este cuadro, sino en muchos otros.  Hay quien dice que aquella diosa es la primera esposa de Rubens, Isabella Brant.

 

¿Qué más podemos decir? Se llaman Aglae, Eufrosine y Talía y, como ya he dicho, reparten entre los mortales y entre los dioses olímpicos alegría y amor.

 

El rey Carlos III, cuando vio este cuadro, se quedó totalmente asombrado y quiso destruirlo porque lo consideraba impúdico . Afortunadamente no lo hizo y hoy nosotros podemos observar, contemplar, estas Gracias

 

El juicio de Paris (h. 1638) de Pedro Pablo Rubens

 

 

Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes (1617 - 1618) de Pedro Pablo Rubens

 

 

Banquete de Tereo (1636 - 1638) de Pedro Pablo Rubens (y taller)

 

 

Esta cruel historia de la violación de la hermana de Procne a manos del marido de ésta, el Reyo Tereo, aparece en las Metamorfosis en el libro VI (412-674): "(...)Tereo(...) Ya había acabado la travesía, ya habían desembarcado de la nave exhausta hacia sus playas, cuando el rey a la hija de Pandíon la arrastró a un apartado establo(...) la encerró, le confesó su crimen y la violentó a ella virgen y sola(...) le cogió la lengua con unas tenazas y se la cortó. (...) Astutamente ella colgó una urdimbre de un telar bárbaro y entretejió en los blancos hilos unas marcas de púrpura, la denuncia del crimen, y acabado, se lo entregó a una esclava rogándole por señas que lo lleve a su señora; (...) La misma Procne arde de ira incontenida(...). Mientras Procne terminaba con tales palabras, llegaba Itis(...) dijo: ¡Ay, como te pareces a tu padre!, y sin hablar más, prepara un crimen cruel. (...) Sin tardanza arrastró a Itis(...) lo hiere con el hierro(...) Filomena le abrió la garganta con el hierro; despedazaba aquellos miembros(...). Con ellos la esposa sirve un banquete al ignorante Tereo (...). El mismo Tereo(...) dijo: "Traedme aquí a Itis". Procne no puede disimular su cruel alegría y, deseando ya ser la mensajera de su propio desastre, dijo: "Tienes dentro lo que deseas". (...) Filomena se lanzó hacia él tal como estaba, con el cabello salpicado con la enloquecida matanza, y lanzó la cabeza ensangrentada de Itis a la cara de su padre (...). El tracio retiró la mesa en medio de grandes gritos invocando a las vísperas hermanas del valle estigio (...)".

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.